10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 1 de septiembre de 2016, 12:05

Alemania abre el debate para impulsar un nuevo acuerdo de control de armamento

Potsdam (Alemania), 1 sep (EFE).- Alemania abogó hoy por restablecer la confianza perdida entre Occidente y Rusia y abrió en el seno de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) el debate para impulsar un nuevo acuerdo de control de armamento.

La necesidad de ese acuerdo fue ratificada hoy por los cuarenta ministros de Exteriores de países miembros de la OSCE que se dieron cita en la ciudad alemana de Potsdam para una reunión informal, aunque ninguno se haga ilusiones de que se pueda consensuar un nuevo tratado de la noche a la mañana, según reconoció al ministro alemán de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, en rueda de prensa.

A su juicio, existe el riesgo de entrar en una nueva carrera armamentística ni se habla de determinadas cuestiones por las complicadas relaciones internacionales existentes en este momento, en el que "se han ahondado las trincheras" que separan al este y el oeste.

Steinmeier, que consideró urgente el debate, confió en conseguir adhesiones a su propuesta antes de la reunión de ministros de la OSCE que se celebrará en Hamburgo en diciembre, cuando Alemania concluye la presidencia de turno de la organización, y en la que los siguientes países al frente, Austria e Italia, retomen la iniciativa.

Al encuentro de hoy, de carácter informal y sin ningún tipo de declaración o acuerdo final, asistieron la mayoría de los ministros europeos, incluido el español Jose Manuel García-Margallo, pero faltaron dos figuras clave: el ruso Serguéi Lavrov y el estadounidense John Kerry.

El representante ruso en la reunión, el viceministro Alexey Meshkov, apoyó que se aborde la cuestión del armamento en el seno de la OSCE, y el vicesecretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, también consideró el tema "interesante", aseguró Steinmeier.

Eje asimismo de la cita fue el conflicto armado en Ucrania y el respeto del alto el fuego acordado en el este del país para el inicio del curso escolar.

"No es suficiente", dejó claro Steinmeier tras señalar que las primeras informaciones que llegan de la zona en la que se enfrentan las fuerzas de Kiev y los separatistas prorrusos indican que ha habido un claro retroceso de las actividades militares.

El titular de la diplomacia germana instó a ambas partes a respetar los compromisos adquiridos y, a pesar de los pocos avances que se registran y de las constantes violaciones del alto el fuego en los últimos dos meses, ratificó su apuesta por la diplomacia.

"Estoy tan descontento como otros muchos con la implementación de los acuerdos de Minsk, pero mientras todas las partes en conflicto lo invoquen como base para las negociaciones no podemos distanciarnos de ellos, sino que tenemos que intentar avanzar con todos nuestros medios paso a paso o incluso milímetro o milímetro", manifestó.

Subrayó así la importancia de las negociaciones en el denominado formato de Normandía, en el que Alemania y Francia actúan como mediadores entre Rusia y Ucrania, pero sobre todo del trabajo de la OSCE, una institución dada por acabada hace unos años, y de sus observadores en la región.

Tras insistir en la necesidad de que tanto las fuerzas ucranianas como los rebeldes prorrusos respeten el alto el fuego, reclamó expresamente que se garantice la protección necesaria a los observadores ante las amenazas que reciben, ya que son los únicos capaces de controlar que los acuerdos se mantienen.

Tras abordar también la evolución del terrorismo internacional y de la crisis de los refugiados, los ministros realizaron una simbólica visita al cercano puente Glienicker, utilizado por soviéticos y occidentales para el intercambio de espías durante la Guerra Fría.

Por Noelia López