7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
24°
31°
Jueves
Tormentas
22°
28°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Muy nublado
20°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Deportes
lunes 4 de julio de 2016, 01:00

Ale Medina mantiene la tradición

Por Amílcar Noguera

@cuatrocientero

Paraguay es conocido en el mundo del atletismo internacional por sus buenos lanzadores. Basta con citar a Ramón Jiménez Gaona, Édgar Baumann, Nery Kennedy, Leryn Franco, Víctor Fatecha, y en los últimos tiempos Alejandro Daniel Medina Benítez viene a extender esa tradición, pero en el lanzamiento del martillo.

Lo que empezó siendo una actividad para mitigar el sobrepeso se convirtió en la mayor pasión de este chico de 17 años que está 5º en el ránking mundial, con 75,19 m. Es la nueva joya del atletismo en las pruebas de lanzamiento.

Sus inicios. “Yo iba al colegio (Sudamericano de Fernando de la Mora) de 8.00 a 15.00 y siempre mi abuela me recibía con una merienda de café con leche y rosquita, cuando terminaba llevaba la bolsa para seguir comiendo, fue así que subí mucho de peso y mi mamá dijo que había que hacer algo. Ellos iban a caminar en la SND y un día me metieron a la pista con la misión de bajar de peso y así empezó todo”, dice.

el Secreto del éxito. El talento de Alejandro está sustentado en la fortaleza familiar. El papá (don Pedro) apoya con una férrea disciplina. “Acá él sabe que si no lucha por lo que desea, no va a lograr los resultados. Nosotros le damos todo lo que necesita y esa es la confianza que le damos en la familia”, comenta el papá.

Por su parte la mamá (doña Liz Benítez) es bien clara: “El estudio está antes que el deporte. Ale sabe que si no estudia, todo lo demás puede quedar atrás”, repasa con una sonrisa.

Atenta a un costado está la abuela, Leonarda Fernández, quien es la que se encarga de consentir al nieto campeón.

Alejandro se expresa con una madurez que no parece tener 17 años. Sabe lo que quiere. Cursa el último año en el colegio San José y tiene la opción de ir a EEUU a estudiar o quedarse a entrenar. Por ahora se dará un año de descanso. “Quiero entrenarme junto a los mejores. Tenemos planes con mi entrenador, Plinio Penzzi.