7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 28 de junio de 2016, 04:21

Al Raqa se mantiene como capital del EI pese a la amenaza de una ofensiva

Beirut, 28 jun (EFE).- La ciudad siria de Al Raqa (noreste) se mantiene como capital de facto del "califato", declarado hace mañana dos años por el grupo terrorista Estado Islámico (EI), pese a la amenaza de una ofensiva desde el norte de una fuerza kurdo árabe, apoyada por EEUU.

A pesar de este ataque, no parece que la caída de Al Raqa vaya a ser inminente, ya que en varias ocasiones dirigentes de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), la agrupación armada kurdo árabe que lidera la ofensiva, han asegurado que su objetivo actual es recuperar zonas al norte de la urbe y consolidar su avance.

Mientras, la localidad es blanco casi a diario de bombardeos, bien de la coalición internacional, encabezada por Washington, o de los de la aviación siria o la rusa.

Un activista que se identifica como Abu Mohamed, miembro del grupo "Al Raqa está siendo masacrada en silencio", explicó a Efe por internet que los ataques de la coalición "les afectan (a los yihadistas), pero no mucho, porque se concentran en lugares ya evacuados por el 'Dáesh" (acrónimo en árabe de Estado Islámico).

Además, "raras veces los bombardeos son contra edificios y cuarteles" de los extremistas, destacó Abu Mohamed, quien denunció, por otro lado, que "los bombardeos del régimen y de Rusia atacan especialmente a los civiles".

No obstante, el activista consideró que el EI es hoy por hoy más débil en su bastión principal en Siria, ya que ha perdido el dominio de poblaciones próximas a la frontera con Turquía, lo que ha comprometido sus líneas de abastecimiento con dicho país.

Para Abu Mohamed, esto puede deberse a "la escasez de suicidas, que suponen la columna vertebral del 'Dáesh', y también al asesinato de algunos de sus emires y dirigentes en ataques de drones".

En los últimos meses, varios de sus cabecillas han muerto por bombardeos y en operaciones especiales de EEUU en el territorio sirio, como sus comandantes militares, Abu Omar al Shishani y Abu Hiya al Tunisi, y su "número dos", Abderrahmán al Qaduli.

El activista sirio agregó que, en paralelo, el EI sufre presión en varios frentes en Siria, donde, según sus datos, ha disminuido el flujo de combatientes extranjeros que llegan desde Turquía para unirse a sus filas.

En caso de una hipotética pérdida de Al Raqa por parte de los extremistas, el posible nuevo centro de operaciones del EI sería la provincia de Deir al Zur, fronteriza con Irak y que controla casi en su totalidad.

Así lo cree el activista de la Red Siria para los Derechos Humanos, Mohamed al Jalif, en una conversación con Efe por internet.

"En la provincia de Al Raqa, (el EI) ha perdido una sección importante de terreno y hay una fuerza militar que ha logrado penetrar, que son las FSD, mientras que en Deir al Zur no hay presencia de las FSD", recordó.

Las únicas áreas de Deir al Zur que escapan de las manos de los yihadistas son algunos barrios de su capital homónima y el aeropuerto militar, en poder del régimen pero cercados por los radicales.

Los extremistas se hicieron con el control casi total de Deir al Zur al mes siguiente de la proclamación de un califato en Siria e Irak el 29 de junio de 2014, y desde entonces sus dominios en esta región se han mantenido intactos, a diferencia de otras zonas como Al Raqa y Al Hasaka.

Aunque el EI sigue fuerte en Deir al Zur, también se ha debilitado por los bombardeos contra instalaciones petroleras y de gas, ya que en esta provincia siria es donde se ubican los yacimientos más importantes del país.

"La coalición internacional ha atacado las fuentes de financiación del 'Dáesh', que son los campos de crudo y gas, además de sus cuarteles en Deir al Zur", remarcó Al Jalif.

En el caso de Deir al Zur se han producido, además, deserciones de miembros del EI de nacionalidad siria.

"La mayoría de los seguidores sirios eran antiguos combatientes del Ejército Libre Sirio (ELS), que luego juraron lealtad al Frente al Nusra (filial siria de Al Qaeda) y después al EI -apuntó.- Muchos de ellos ni siquiera lo hicieron por ideología, simplemente se fueron a luchar con el más fuerte".

En opinión de Al Jalif, hay menos deserciones de extranjeros porque estos "recorren miles de kilómetros para adherirse al 'Dáesh' movidos por su ideología".

Asimismo, los sirios lo tienen más fácil para huir, ya que están en su país y pueden contar con el apoyo de familiares o amigos.