11 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente despejado
22°
32°
Martes
Mayormente despejado
21°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 4 de septiembre de 2016, 02:05

Al menos 36 muertos al colisionar un autobús con un camión en Afganistán

Kabul, 4 sep (EFE).- Al menos 36 personas murieron y otras 26 resultaron heridas hoy al chocar un autobús de pasajeros con un camión cisterna cargado de combustible en la provincia de Zabul, en el sur de Afganistán, informó a Efe una fuente oficial.

El accidente se produjo sobre las 05.00, hora local (00.30 GMT) en la autopista que une Kabul con la ciudad sureña de Kandahar cuando los vehículos chocaron frontalmente y luego se incendiaron, indicó el portavoz del gobernador provincial, Gul Islam Syal.

La mayoría de los cadáveres quedaron calcinados a causa del fuego, mientras que muchos de los heridos se encuentran en estado crítico con quemaduras graves, agregó la fuente, al detallar que entre las víctimas hay mujeres y niños.

"Ahora estamos preparando ambulancias para trasladar a los que sufren heridas serias a Kabul y Kandahar" desde el hospital local en el que fueron ingresados en un primer momento, apuntó el portavoz.

Syal atribuyó el accidente a la conducción "temeraria" de los conductores y al "pobre" estado de la carretera, dañada por los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los talibanes y la explosión de minas colocadas por los insurgentes.

En los últimos meses, la autopista registró un gran número de accidentes mortales, el más grave el pasado mayo, cuando 73 personas murieron después de que dos autobuses y un camión cisterna con combustible ardieran tras un accidente.

Más de 3.000 personas pierden la vida anualmente en las carreteras en accidentes de tráfico en Afganistán, debido a la falta de experiencia de muchos conductores y al mal estado tanto de los vehículos como de las vías.

A ello se suma la inseguridad en el país, que lleva a muchos conductores a circular muy por encima de la velocidad recomendada para evitar ataques.