10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 29 de octubre de 2016, 06:53

Al menos 25 muertos en nuevos enfrentamientos en la R.Centroafricana

Nairobi, 29 oct (EFE).- Al menos 25 personas murieron en los últimos días en nuevos enfrentamientos entre las milicias cristianas "Anti-Balaka" y los rebeldes musulmanes de Séléka en la ciudad de Bambari, en el centro de la República Centroafricana, informó hoy la misión de la ONU en el país (MINUSCA).

Los incidentes entre estos grupos armados comenzaron cerca de Bambari el jueves, cuando quince personas murieron y varias resultaron heridas, y continuaron ayer con la muerte de seis policías y cuatro civiles, precisó la MINUSCA en un comunicado.

Ante esta situación, la MINUSCA pidió a los grupos armados que "pongan fin a los ataques y a las represalias, y que respondan a la llamada al diálogo propuesta por el jefe del Estado".

Para evitar una escalada de la violencia y proteger a la población civil, la misión de la ONU ha reforzado la presencia de sus soldados en esta localidad, situada a unas 350 kilómetros al noreste de la capital.

La situación de seguridad ha empeorado en los últimos meses en la República Centroafricana, con un repunte de los incidentes violentos tanto en la capital como en el resto del país, y especialmente en el norte, donde hay grandes zonas controladas por milicias.

En el último mes, dos ataques en campos de refugiados del país han causado más de 40 muertes, mientras que otras ocho personas perdieron la vida el pasado lunes durante una protesta en Bangui para exigir la retirada de los cascos azules de la MINUSCA.

El país vive un complicado proceso de transición desde que en 2013 los exrebeldes Séléka derrocaran al presidente François Bozizé, desatando una ola de violencia sectaria entre musulmanes y cristianos que ha causado miles de muertos y ha obligado a cerca de un millón de personas a abandonar sus hogares.

La elección de Faustin Archange Touadéra como nuevo presidente en febrero de este año debía abrir una nueva etapa para República Centroafricana, que sin embargo todavía tiene muchos problemas para controlar a los grupos rebeldes en zonas alejadas de la capital.

Naciones Unidas tiene desplegados en el país cerca de 13.000 agentes, incluidos más de 10.000 militares y más de 2.000 policías, con el fin de ayudar a estabilizar la situación tras años de conflicto armado y recientemente aprobó prolongar la misión hasta noviembre de 2017.