18 de agosto
Viernes
Parcialmente nublado
20°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
10°
22°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 12 de agosto de 2017, 01:00

Al conflicto del colegio Ñandejára se suman docentes que no cobran

En el Centro Educativo Ñandejára, institución privada ubicada en la ciudad de Limpio, continúan las protestas de un sector del alumnado y padres de familia en reclamo de la restitución de la directora removida del cargo y que por orden judicial fue desalojada del lugar por la Asociación Evangélica Asambleas Bíblicas del Paraguay, propietaria del local educativo.

Ayer se sumaron a la protesta, en horas de receso, los funcionarios administrativos y docentes porque no cobraron aún su salario de julio.

El matrimonio de Mónica Huck de Guzmán y Gastón Guzmán eran los responsables de dirigir el Centro Educativo Ñandejára desde hace 36 años, pero el 31 de julio pasado, en un operativo judicial fueron desalojados del lugar, además de ser removidos de la dirección del establecimiento.

Fue a raíz de una de las tres acciones judiciales promovidas por la Asociación Evangélica Asambleas Bíblicas del Paraguay para tomar posesión del centro educativo.

Esta determinación movilizó a padres y alumnos. Afirman que de los 700 alumnos que tiene la institución, 300 padres firmaron una petición de restitución del cargo del matrimonio Guzmán, porque señalan que el nivel educativo y toda la estructura edilicia del lugar es fruto del trabajo de las personas removidas por la Asociación Evangélica.

La abogada Ana Logviniuk, revisora de cuentas de la Asociación Evangélica Asambleas Bíblicas, señaló a ÚH que todo el conflicto se inició porque el matrimonio Guzmán se negó a presentar la rendición de cuentas del Centro Educativo, del 2013 al 2016.

“Ellos siempre fueron funcionarios de la Asociación y a ellos se les encomendó administrar el colegio. Hablando tratamos de que cumplan con la rendición de cuenta, y decían que solo iban a entregar los documentos vía judicial. Entonces recurrimos a la Justicia para la restitución de bienes”.

“Eran cargos de confianza, de los que se les removió, pero siguen siendo funcionarios de la entidad. En la medida que el matrimonio Guzmán colabore, todo se superará. También nos preocupa la situación educativa”, señaló la abogada.

Sobre el atraso salarial del personal, dijo que fue porque los administradores removidos bloquearon las cuentas bancarias, y pidieron a los funcionarios y docentes sus copias de contratos, boletas de pago, para tener un respaldo para el pago de los haberes.

Logviniuk manifestó que si el matrimonio “tiene gastos hechos por el colegio, que presenten las facturas y se les reembolsará”.