5 de diciembre
Lunes
Despejado
21°
34°
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 12 de agosto de 2016, 07:58

AI pide que Israel impute o libere al preso palestino en huelga Bilal Kayid

Jerusalén, 12 ago (EFE).- La organización de derechos humanos Amnistía Internacional instó hoy a Israel a imputar o liberar a Bilal Kayid, palestino que lleva 59 días en huelga de hambre y que fue puesto en prisión administrativa (sin cargos) el día que terminó de cumplir una condena más de catorce años en prisión.

"El uso que las autoridades israelíes hacen de la detención administrativa para mantener encerrada a una persona que ha completado su sentencia parece particularmente cruel. Israel debe liberar a Kayid o, si tiene pruebas de que ha delinquido, debe imputarle y juzgarle en un proceso acorde con la ley internacional y los estándares de un juicio justo", afirma la organización.

Amnistía señala en un comunicado que, si bien la detención administrativa no está prohibida totalmente por la legislación internacional, debe ser utilizada solo en casos excepcionales y bajo estrictas garantías.

"Sin embargo, Israel la usa desde hace décadas como alternativa para perseguir a palestinos sospechosos de ofensas y, en algunos casos, para detener arbitrariamente a gente que no ha cometido ningún crimen, incluidos prisioneros de conciencia", denuncia.

La organización considera que este uso "puede equivaler a trato inhumano, cruel y degradante", prohibido por la legislación internacional, según el escrito, que denuncia que los arrestados así no pueden conocer las pruebas que hay contra ellos ni pueden por tanto refutarlas en un tribunal y desconocen cuando serán liberados, puesto que la detención es prorrogable indefinidamente.

Kayid, de 34 años, cumplió el 13 de junio su condena de catorce años y medio por participar en ataques del brazo armado del Frente Popular para la Liberación de Palestina. El último año lo pasó en una celda de aislamiento.

Ese día se preparó para ser puesto en libertad y su familia fue a esperarlo en un puesto de control, pero fue trasladado al tribunal militar de Ófer, que le informó de la nueva detención administrativa, sin explicarle sus causas.

Dos días más tarde se puso en huelga de hambre y mañana cumplirá 60 días consumiendo únicamente agua y algunos minerales.

Su salud se ha deteriorado considerablemente y se encuentra en el hospital de Barzilai (Ashkelon, sur de Israel), custodiado por guardias y esposado a la cama de un brazo y una pierna.

"Esposarle constituye un trato cruel, inhumano y degradante y es un medio para castigarle por su huelga de hambre. Deben retirarse las esposas de inmediato", pide Amnistía.

La ONG también solicita que se permita a sus familiares visitarle y que se le deje elegir un médico y recuerda que la Cuarta Convención de Ginebra prohíbe a una potencia ocupante retener a un preso fuera del territorio al que pertenece.