25 de febrero
Sábado
Muy nublado
23°
34°
Domingo
Mayormente nublado
23°
33°
Lunes
Muy nublado
24°
34°
Martes
Chubascos
24°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
martes 10 de enero de 2017, 01:00

Aguatera necesita actualizar sus tarifas y apoyo estatal para despegar, aseguran

Luis Diarte, jefe de la Unidad de Asentamientos de la Essap, visitó la redacción de ÚH para manifestar que la aguatera pública está siendo muy cuestionada en los últimos tiempos por la ciudadanía, prensa y por sectores políticos, pero no se está observando que la misma institución tiene muchos obstáculos para convertirse en una empresa eficiente y sostenible.

Indicó que desde el 2002 no se reajustan las tarifas y además el Estado no está pagando las cuentas por la provisión de agua potable a los asentamientos. Tampoco hay transferencias de Hacienda para las obras y todo se hace con fondos propios, objetó.

Como ejemplo, comentó que se viene gestionando el cobro de G. 8.698.465.776 por el servicio de agua potable a damnificados ubicados en los refugios habilitados por la Municipalidad de Asunción y la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN). En los últimos cinco años, la deuda de los asentamientos con la empresa alcanza los G. 25.000 millones, destacó.

En lo que hace a los precios, el funcionario remarcó que la tarifa actual de agua potable es de G. 1.600 por metro cúbico y mencionó que cinco tambores con 200 litros de agua equivalen a dos caramelos. El año pasado, Ludovico Sarubbi, presidente de la Essap, dijo que lo ideal sería aumentar en un 20% la tarifa para los grandes clientes.

INCOHERENCIA. Diarte cuestionó que el Gobierno está subsidiando a varias instituciones y diversos programas, como las telecomunicaciones, y se están enviando recursos a gobernaciones y municipios en el marco del Fonacide y royalties, pero está olvidando lo más importante: el agua potable y saneamiento.

Aseguró que la administración de Sarubbi es la que más invirtió en asentamientos y sectores carenciados, pero aún se está lejos de las necesidades reales. Se instalaron 25.000 metros de cañerías por USD 1 millón en este periodo, apuntó. Afirmó que la culpa en la actual carencia de la provisión de agua no corresponde solo a Essap.