6 de diciembre
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
viernes 2 de diciembre de 2016, 01:00

Afirman que deuda pública puede ir al 40% y ser sostenible

Llegar hasta un 40% de deuda por emisión de bonos soberanos, respecto del producto interno bruto (PIB), para el Paraguay es considerar un nivel de endeudamiento todavía razonable, a criterio del Fondo Monetario Internacional (FMI). Un representante del organismo multilateral indicó que actualmente el nivel de 25% de endeudamiento no es alto, considerando las necesidades de inversión en infraestructura que tiene el país.

Jorge Roldós, director adjunto en el Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, expresó ayer tal afirmación en el coloquio internacional sobre Financiamiento del desarrollo: Experiencia internacional y desafíos para Paraguay, organizado por el Ministerio de Hacienda en el BCP.

Acompañaron al panelista el gerente práctico de macroeconomía y administración fiscal del Banco Mundial (BM), Mark Ronald Thomas; el ex ministro de Hacienda Manuel Ferreira y el analista Amílcar Ferreira.

Al tiempo de analizar la rápida evolución de los mercados financieros y la experiencia de los países que obtuvieron financiamiento en mejores condiciones financieras, los expertos expusieron sobre la búsqueda de desarrollo en el país y las herramientas con las que cuenta para ello.

Roldós precisó que el Paraguay podría tener una deuda ancla de hasta un 40% en pocos años más, con lo que todavía no se tendrían inconvenientes a la hora de ser honrada, siempre atendiendo a controlar los riesgos externos (como el precio de los comodities), además de los internos, como el clima y los procesos políticos.

Por su parte, Amílcar Ferreira historió acerca de la evolución en la emisión de bonos soberanos, en la administración anterior y en la presente, enfatizando en que lamentablemente se perdió el primer año del Gobierno actual para iniciar ya la gran inyección de capitales para generar obras de infraestructura que brinden fuentes de trabajo. A su criterio, se comenzó ese proceso con un año de atraso, cuando en realidad se necesitaba aprovechar antes esos bonos emitidos para generar mayor dinamismo económico.

A su turno, Thomas, del BM, dijo que cuando un país toma deuda no solamente debe manejar el aspecto del endeudamiento en sí, sino también los riesgos que supone.