25 de mayo
Miércoles
Lluvioso
19°
25°
Jueves
Lluvioso
17°
25°
Viernes
Cubierto
13°
24°
Sábado
Parcialmente nublado
10°
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
martes 14 de febrero de 2017, 01:00

Adele arrasa en los Premios Grammy aunque lamenta el fracaso de Beyoncé

Adele arrasó el domingo en todas las categorías en las que estuvo nominada en los Grammy, pero en sus emocionados discursos insistió siempre en que Beyoncé lo merecía más.

En una noche en la que el condimento anti-Donald Trump fue una constante, más pudieron las baladas de despecho de la británica que el discurso osado, crítico y político de Beyoncé, que una vez más se quedó sin ganar el álbum del año.

Adele, por su parte, ganó las tres principales categorías (álbum, canción y grabación) por segunda vez, luego de arrasar en el 2012. Es la única artista en lograrlo y suma en total 15 estatuillas.

“No puedo aceptar este premio (...), mi vida es Beyoncé y su álbum para mí, Lemonade, fue monumental y un apoyo para el alma. Pudimos ver otro lado de ti que no siempre nos dejaste ver y te lo agradecemos”, le dijo a la diva del pop al recibir el gramófono por su disco 25 en la categoría más prestigiosa del premio.

No obstante, la artista de 35 años terminó con dos galardones: Mejor Álbum Urbano Contemporáneo con Lemonade, y triunfó también con el videoclip de Formation, que hace tributo al movimiento Black Lives Matter (Las Vidas Negras Importan) con imágenes de policías levantando los brazos, como rindiéndose, frente a un niño negro.

Maldición. El primer acto del presentador James Corden fue precisamente una sátira de los errores que pueden pasar en una transmisión en vivo: el elevador de la tarima se trabó, se le cayó un zapato y el micrófono falló.

Parecía una premonición de lo que pasaría con Adele, que detuvo su actuación en homenaje a George Michael con una palabrota para volver a comenzar, y con James Hetfield, el vocalista de Metallica, cuyo micrófono no funcionó en su presentación con Lady Gaga.

Después del micrófono que se cayó sobre su piano el año pasado y su voz desafinada, esta vez le ocurrió cuando comenzó a cantar Fastlove. “Sé que es televisión en vivo. Lo siento, pero no puedo repetir lo del año pasado”, dijo Adele agarrándose la cara.

Tras una breve vacilación, su orquesta se detuvo y empezó de nuevo. El problema no estuvo claro enseguida.

¿Una maldición? El apoyo de la audiencia, que la arropó de aplausos, apartó cualquier espanto. Antes, Adele había abierto la transmisión con Hello sin problemas. AFP