17 de agosto
Jueves
Despejado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
18°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
lunes 19 de junio de 2017, 01:00

Acusan por tentativa de homicidio a siete antidrogas por asesinato de Vivi

Fiscalía no pudo determinar quién de los agentes de la Senad disparó el tiro que segó la vida de la niña Vivi, crimen ocurrido hace un año en Nueva Italia. Acusó a siete y pidió elevar la causa a juicio oral.

A un año del asesinato de Vivian Paredes Zanotti, ayer las fiscalas Mirtha Rivas y Carina Sánchez presentaron la acusación por tentativa de homicidio doloso y solicitaron juicio oral contra siete funcionarios de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), entre ellos el polémico ex director general de Operaciones, Luis Ángel Servián Rotela (42). La Fiscalía, sin embargo, no pudo determinar quién disparó el tiro que mató a la niña.

Además, los otros acusados por el crimen de la niña de tres años son Nicolás Fernando Cáceres Oviedo (22), Cristhian Osmar Morán Galeano (24), José Domingo López Orrego (21), Ignacio Alcides Sosa Pineda (42), Emilio José Vall Sánchez (29) y José del Rosario Sánchez López (31). Vall y Sánchez están acusados en calidad de cómplices de tentativa de homicidio.

Aquel violento y fatal operativo antidrogas del 18 de junio del 2016 estuvo encabezado por el agente fiscal Antidrogas Carlos Alberto Alcaraz López y se realizó aproximadamente a las 16.30 en el establecimiento Granja Manuelita de Nueva Italia.

HECHOS. Esa tarde del crimen a Granja Manuelita habían llegado cuatro camionetas, dos de la Senad y una del Ministerio Público, en la que iba el fiscal.

Los antidrogas observaron una camioneta Nissan Frontier blanca. En este vehículo iban Ulrico Zanotti Cavazzoni, su hijo Alessandro Zanotti, su esposa Ana Franco, y su nieta Vivian Romina Paredes Zanotti, de 3 años.

Ulrico, al ver a los rodados desconocidos ingresar velozmente a la propiedad aceleró la marcha. La primera camioneta de Senad cerró el paso al vehículo, que frenó y retomó el sentido contrario yendo hacia un cañaveral.

En ese momento empezaron a disparar directamente al vehículo desde la primera camioneta, y luego también desde la segunda camioneta de la Senad. La tercera camioneta de la Senad no tuvo participación en la persecución, y quedó atrás con el vehículo del fiscal.

Ulrico detuvo la marcha cuando su nieta recibió el disparo que le produjo la muerte. Su hijo, Alessandro, quien ya estaba herido, descendió de la camioneta en cuestión y empezó a correr hacia el cañaveral.

Los funcionarios de Senad al ver esto empezaron a realizar disparos hacia el cañaveral, para luego ingresar a buscar al hombre. Este recibió tres impactos, uno que le rozó la cabeza, el segundo en el tórax y el otro a la altura del abdomen.

En la primera camioneta de Senad iban Sánchez, Morán, Cáceres, López y el asistente fiscal Juan Benegas. En la segunda iban Vall, Servían, Chaparro, y Sosa.

Sobreseídos. Asimismo, tras casi un año de investigación, las fiscalas Rivas y Sánchez determinaron con la acusación que de los nueve agentes de Senad, a cargo del fiscal Alcaraz, dos no tuvieron participación en el asesinato, ya que se pide sobreseer a Miguel Antonio Chaparro Abdala (42), quien no realizó ningún disparo pero estuvo en la segunda camioneta, y Virgilio Amado Chávez Ortellado (34), quien estaba solo como conductor de la tercer rodado, pero que no realizó la persecución.