19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
14°
30°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Parcialmente nublado
10°
22°
Martes
Despejado
17°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
sábado 22 de abril de 2017, 01:00

Acusan a dos ex funcionarios por daño de G. 4.000 millones

José María Ruiz Díaz y Federico Fabián Gill Ramírez, ex titular de la Dirección General de Gestión de Insumos Estratégicos en Salud y ex administrador del Ministerio de Salud Pública, respectivamente, fueron acusados por la compra irregular de medicamentos oncológicos para el Instituto Nacional del Cáncer.

El fiscal Dos Santos presentó la acusación por la lesión de confianza que causó un perjuicio de más de G. 4.000 millones, por la compra innecesaria de medicamentos. Además, solicitó al juez Penal de Garantías Miguel Tadeo Fernández que la causa sea elevada a juicio oral y público.

Según consta en el escrito, el 17 de octubre de 2011, el Ministerio de Salud, representado por Ruiz Díaz, y la representante de la empresa distribuidora Policlínica SA firmaron un contrato. La primera de las partes se comprometió a adquirir desmopresina y filgrastim, por G. 8.262.456.000.

Refiere además que se emitieron tres órdenes de compra: la primera por valor de G. 2.478.736.800; la segunda por valor de G. 1.652.491.200 y la tercera por G. 4.131.228.000. Estas dos últimas fueron emitidas el 18 de octubre del año 2011 y tenían como plazo de entrega el 16 de diciembre del mismo año. Las tres órdenes fueron firmadas por los encausados.

Dos Santos mencionó que la tercera compra fue emitida sin “solicitud” o “expresión de necesidad” formulada desde el Instituto Nacional del Cáncer. Esta situación ocasionó que una cantidad de medicamentos cayeran en desuso y se vencieran.

“La química farmacéutica Mariana Benítez anexó un cuadro de medicamentos que vencieron y que se encontraban en el depósito del Instituto, cuyo monto asciende a G. 3.016.044.000”, afirmó el fiscal. A más de ello, los medicamentos fueron dispensados desde el Instituto del Cáncer a otros servicios para evitar mayores vencimientos, pero también estos, que alcanzaban el valor de G. 705.578.400, caducaron.

Ambos acusados fueron condenados en otra causa a tres años de cárcel.