16 de enero
Lunes
Poco nublado con tormentas
22°
33°
Martes
Parcialmente nublado
23°
34°
Miércoles
Mayormente despejado
22°
36°
Jueves
Mayormente despejado
22°
36°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 5 de enero de 2017, 18:34

Activistas prometen demostración de fuerza en marchas contra Trump

Los Ángeles (EE.UU.), 5 ene (EFE).- Grupos de activistas ultiman los detalles para la celebración del Día de Acción del Inmigrante, que llevará marchas y vigilias a las principales ciudades de Estados Unidos el próximo 14 de enero, días antes de la ceremonia de investidura de Donald Trump como presidente.

La convocatoria, que se realizará de forma simultánea en medio centenar de ciudades, contará con marchas, vigilias y reuniones comunitarias para crear un bloque de defensa de los derechos de los inmigrantes y en especial de los indocumentados.

"A días de la investidura de un presidente que tanto daño ha causado a los inmigrantes con su retórica divisiva y xenofóbica, tenemos que dar comienzo a nuestra manifestación colectiva de descontento y repudio ante cualquier propuesta negativa de la próxima Administración Trump", declaró hoy a Efe Jorge Mario Cabrera, vocero de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (Chirla).

La coalición, liderada por La Unión Internacional de Trabajadores de Servicio (SEIU), United We Dream, Center for Community Change y Voces de la Frontera, convocó a decenas de activistas, iglesias y miembros de la comunidad hispana para iniciar una de las estrategias de defensa de inmigrantes y refugiados más grande y elaborada de los últimos años.

"Estamos más preparados y tenemos la experiencia del 2006, cuando tuvimos que salir a las calles y realizar un movimiento que cambió las agresiones por una conversación", explicó Christine Neumann-Ortiz, directora ejecutiva de Voces de la Frontera.

Neumann-Ortiz resaltó la experiencia que el movimiento proinmigrante tomó desde el 2006, cuando tuvieron que enfrentar en Wisconsin propuestas como la de Jim Sensenbrenner, que pretendía criminalizar el concepto de la inmigración ilegal y castigar, no solo a los infractores, sino a sus familias y a los ciudadanos que les ayudaran.

"Hicimos huelgas, desobediencia civil y cambiamos el tono de la conversación", aseguró.

Casi 50 ciudades, en más de 20 estados, participarán en las concentraciones que se espera reúnan a miles de personas.

El plan de defensa de los derechos de los inmigrantes incluye a los estudiantes favorecidos por el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), los indocumentados que podrían enfrentar una deportación, los refugiados, los musulmanes y minorías que se vean afectadas con las políticas de la nueva Administración.

Los activistas también quieren demostrarle al nuevo mandatario la fuerza que tiene el movimiento proinmigrante en la capital del país, donde líderes religiosos se agruparon para demostrar la unión que existe entre las minorías.

"Queremos que cada senador y congresista nos vea, que nos escuchen y que el presidente electo Trump entienda la grandeza, la resiliencia y el poder de nuestras familias inmigrantes y del movimiento inmigrante", advirtió Kica Matos, director de Immigrant Rights and Racial Justice, Center for Community Change.

El mensaje de lucha y resistencia de los activistas también va dirigido a los inmigrantes para que movilicen en defensa de sus derechos y sus vidas.

Para Fernanda Durán, vocera de Casa Maryland, el miedo de los indocumentados por el discurso antiinmigrante del republicano ha calado hondo entre los hispanos y es necesario devolverles la confianza en la lucha que se ha dado por años.

Las dudas que escuchan los activistas se dan incluso en estados demócratas como California.

"Si nos quedamos quietos y callados, esperando a quién sabe qué, pensarán los que no nos quieren en este país que no hay oposición a su nefasta agenda. Si nos manifestamos, enseñamos a otros lo valioso que somos, y hacemos valer nuestros derechos. El futuro nos sonreirá y nuestros hijos nos lo agradecerán", indicó Cabrera.

Las acciones del próximo 14 de enero, según activistas, serán solo el inicio de varias otras marchas que ya están programadas para este año en varias ciudades y estados.

Así, el próximo 21 de enero en Washington y otras ciudades del país miles saldrán a defender los derechos de las mujeres y para el mes de marzo está programada otra marcha.

"Nosotros estamos aquí para quedarnos, el 14 de enero vamos a convertir el miedo en acción en todas las ciudades alrededor de la nación, nuestros miembros van a usar su poder colectivo para prevenir deportaciones", sentenció Rocio Sáenz, vicepresidente ejecutiva internacional de SEIU.