20 de agosto
Domingo
Parcialmente nublado
21°
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
17°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 25 de abril de 2017, 13:09

Acalorada junta de accionistas de Wells Fargo tras el caso de cuentas falsas

Miami (EE.UU.), 25 abr (EFE).- La reunión anual de accionistas del banco Wells Fargo, que se celebra en Florida (EE.UU.), se vio hoy alterada por interrupciones de algunos asistentes que reclamaron explicaciones a la junta directiva por las irregularidades contables detectadas en 2016, informaron diversos medios.

Durante esta reunión en Ponte Vedra Beach los accionistas del tercer banco estadounidense por activos decidirán la reelección de los 15 miembros de la junta de directores de la entidad, cuestionados por el escándalo de la apertura de millones de cuentas bancarias a nombre de clientes que nunca las habían solicitado.

El escándalo se saldó con el despido de 5.300 trabajadores y el pago de millonarias multas y de compensaciones a los clientes afectados, así como la salida del anterior consejero delegado, John Stumpf, y de la anterior responsable de la división de banca comunitaria, Carrie Tolsted, a los que una investigación interna cuyos resultados se conocieron este mes apunta como responsables.

La primera interrupción de la sesión de hoy fue la de Bruce Marks, director ejecutivo de la organización no gubernamental Neighborhood Assistance Corporation of America, quien increpó a los directores y les pidió que tuvieran "arrestos" para dar las explicaciones pertinentes por el escándalo, informó CNN Money.

A la exigencia de Marks de que dijeran "qué sabían y cuándo lo supieron", el presidente Stephen Sanger contestó que la Junta de Directores del banco californiano ya encargó una investigación independiente que dio respuesta a esas cuestiones.

De acuerdo con la cadena televisiva, Marks les preguntó también si fueron "cómplices" o "incompetentes" ante las irregularidades, a lo que Sanger y el director ejecutivo de Wells Fargo, Tim Sloan, respondieron pidiéndole que se sentara porque su intervención no estaba incluida en el orden del día.

Su respuesta fue categórica: "Wells Fargo ha estado fuera del orden del día durante años", informó CNN Money.

La sesión fue suspendida temporalmente durante unos diez minutos para restaurar el orden alterado por las preguntas de Marks, quien fue obligado a abandonar la sala de reunión.

Pero cuando se reanudó hubo al menos tres interrupciones más de accionistas disgustados con el manejo del escándalo que intervinieron sin tener el turno de palabra, de acuerdo con medios que cubren esta reunión.

Grupos formados por accionistas han pedido a sus compañeros que voten en contra de la reelección de la junta y lo mismo han solicitado al empresario Warren Buffett, quien posee alrededor de un 10 % de las acciones de Wells Fargo a través de un fondo de inversión.

Wells Fargo alega que despedir a toda la junta sería una medida extrema e innecesaria, porque el banco ya tomó medidas enérgicas contra los responsables y modificado las políticas de incentivos que pudieron impulsar el comportamiento de algunos empleados.

La investigación interna, en la que participaron expertos ajenos al banco y cuyos resultados se dieron a conocer el 10 de abril, descubrió un "comportamiento impropio y falto de ética" por parte de empleados, pero también determinó que Stumpf y Tolsted crearon una atmósfera de expectativas irreales y ocultaron información sobre el alcance del escándalo.

Los dos exdirectivos deberán devolver decenas de millones de dólares que habían cobrado como incentivos.

Según las estimaciones de los investigadores, los empleados del banco pueden haber abierto durante años hasta dos millones de cuentas sin la aprobación de los clientes para cumplir con los objetivos de la compañía y obtener así bonos como recompensa.

Los trabajadores de Wells Fargo, entre otras malas prácticas, transfirieron fondos de manera ilegal a cuentas no autorizadas y crearon códigos PIN para tarjetas de débito que los clientes nunca pidieron ni utilizaron.