21 de agosto
Lunes
Despejado
22°
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 23 de abril de 2017, 15:33

Abuelas de Plaza de Mayo anuncia la recuperación de la identidad del nieto 122

Buenos Aires, 23 abr (EFE).- La asociación humanitaria Abuelas de Plaza de Mayo anunció hoy la restitución de la identidad del nieto número 122 arrebatado de sus padres durante la última dictadura militar (1976-1983).

A través de un escueto comunicado, la organización que preside Estela de Carlotto informó del hallazgo "con enorme felicidad" y convocó a una rueda de prensa para el próximo martes para dar todos los detalles del caso.

El anuncio se produjo después de que anoche varios medios reprodujeran un mensaje publicado supuestamente en las redes sociales por una persona del entorno de la familia biológica.

"Hola a todos, familia, amigos y conocidos, quiero compartir esta emoción e indescriptible alegría que acabo de vivir al conocer la noticia que ha sido encontrado mi sobrino apropiado", rezaba el mensaje, según difundió el diario Ámbito.

"Todavía no sabemos mayores datos, y supongo que comienza ahora un tiempo de trámites y preparación para el encuentro del sobrino con sus familias, materna y paterna. Demás está decir lo que desearía poder estar allá en estos momentos, juntos a mi tío y primos, en Buenos Aires, acompañándolos en esta espera, que seguramente será de mucha ansiedad", concluía.

En caso de confirmarse la información filtrada, el nieto recuperado 122 sería el hijo de Enrique Bustamente y de Iris Nélida García Soler, ambos desaparecidos por el terrorismo de Estado.

El bebé fue apropiado tras nacer en 1977 en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) de Buenos Aires, el mayor centro de detención clandestino de la dictadura.

Abuelas de Plaza de Mayo estima que cerca de 500 bebés fueron robados a sus padres por la dictadura, que además hizo desaparecer a cerca de 30.000 personas, según datos de las organizaciones de derechos humanos.