8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 12 de julio de 2016, 05:23

Abren el aeropuerto y algunos comercios de Yuba tras el alto el fuego

El Cairo, 12 jul (EFE).- El aeropuerto internacional de la capital de Sudán del Sur, así como algunos comercios, abrieron hoy sus puertas, después de que una relativa calma haya vuelto a la ciudad, tras el cese de las hostilidades declarado ayer por las fuerzas enfrentadas desde el pasado jueves.

El aeródromo está de nuevo operativo y "no ha sufrido ningún daño pese a los fuertes enfrentamientos que tuvieron lugar en sus proximidades", indicó The National Courier, que citó a la Autoridad Civil de Aviación.

Asimismo, hoy se espera "un éxodo masivo de trabajadores nacionales e internacionales", después de que muchas embajadas y organizaciones hayan desaconsejado a su personal no esencial permanecer en Yuba, según el medio.

Los gobiernos de Uganda y Japón tienen previsto evacuar a sus ciudadanos y otros países les seguirán, añadió el diario.

Además, la emisora Radio Miraya, operada por la misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS, por sus siglas en inglés), informó en Twitter de que el ministro de Información, Michael Makuei, precisó que el aeropuerto está abierto "para negocios".

La fuerzas gubernamentales están volviendo a sus unidades, como pidió ayer el presidente, Salva Kiir, en la orden que emitió para cesar las hostilidades contra las fuerzas leales al vicepresidente y líder opositor, Riek Machar, que aceptó el alto el fuego.

En esos cuatro días de enfrentamientos, más de 300 personas perdieron la vida, según el balance del Gobierno, que solo dio datos de las víctimas mortales producidas el pasado viernes, sin ofrecer más detalles sobre el resto de días.

El Gobierno de Kiir y la oposición armada liderada por Machar alcanzaron un acuerdo de paz en agosto de 2015 y formaron un Ejecutivo de unidad nacional el pasado abril.

El acuerdo prevé que las fuerzas leales a los dos dirigentes políticos se integren en el Ejército sursudanés.

El conflicto entre ambos estalló en diciembre de 2013, cuando Kiir, de la etnia dinka, denunció un supuesto intento de golpe de Estado encabezado por su vicepresidente Machar, de los nuer.