11 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
domingo 26 de junio de 2016, 01:00

Abrams, el chico de oro de Hollywood, cumple 50 años

Famoso por ser el director de las dos primeras nuevas películas de Star Trek y dirigir el Episodio VII de Star Wars, además de Misión imposible III, entre otras tantas producciones, J. J. (Jeffrey Jacob) Abrams, el chico de oro de Hollywood, cumple 50 años mañana.

El director, productor, escritor, actor y compositor de cine y televisión estadounidense, está confirmado como uno de los más poderosos de la industria, capaz de revitalizar franquicias multimillonarias y fabricar series de tevé de culto con sello propio.

La guinda a la torta la puso en diciembre pasado el estreno de Star Wars: El despertar de la fuerza, la tercera película de mayor recaudación de la saga, que alcanzó USD 2.068 millones. “No hay nada más grande que Star Wars, pero hay historias más originales, emotivas e impactantes”, dijo el cineasta poco antes del estreno de 10 Cloverfield Lane, su último trabajo como productor.

Padrino. Fue Steven Spielberg quien sugirió el nombre de Abrams a Kathleen Kennedy, presidenta de Lucasfilm, para dirigir la séptima entrega. Abrams, muy interesado, sabía que debía convencer a su mujer, Katie, que no tenía tan claro si su marido debía tomar las riendas de otra saga tras haber trabajado previamente en Mision: Imposible y Star Trek. Spielberg, sin embargo, necesitó únicamente una cena en un restaurante de Santa Mónica para convencerla.

Para entonces, Abrams, considerado por muchos como el gran heredero de Spielberg, ya se había labrado una brillante carrera como guionista de A propósito de Henry (1991) –donde nació su amistad con Harrison Ford, clave para que el actor retomara su papel de Han Solo en Star Wars–, Eternamente joven (1992) y Armageddon (1998), y otros.

De ahí dio el paso a la televisión como creador (o cocreador) de formatos como el drama Felicity y, especialmente, las vanguardistas Alias, Lost y Fringe, que le depararon millones de seguidores.

Su debut tras las cámaras, ya con control sobre las producciones, llegaría de la mano de Tom Cruise (gran fan de Alias) con Mision: Imposible III (2006), a la que luego seguirían Star Trek (2009), Super 8 (2011), Star Trek: En la oscuridad (2013) y, finalmente, Star Wars: El despertar de la fuerza. Su próximo movimiento como director es uno de los secretos de Hollywood, y por ahora solo se han filtrado informaciones sobre sus próximos trabajos como productor. EFE