20 de enero
Viernes
Parcialmente nublado
24°
36°
Sábado
Mayormente nublado
23°
36°
Domingo
Parcialmente nublado
24°
35°
Lunes
Parcialmente nublado
24°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 17 de noviembre de 2016, 20:33

Abe y Trump hablaron durante 90 minutos en Nueva York, aún sin detalles

Nueva York, 17 nov (EFE).- El presidente electo de EEUU, Donald Trump, se reunió hoy durante cerca de 90 minutos con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, el primer gobernante con el que se entrevista el magnate desde que ganó los últimos comicios.

A la espera de que haya mayores explicaciones sobre la cita, un portavoz oficial dijo que la reunión comenzó a las 16.55 hora local (21.55 GMT), cinco minutos antes de la hora programada, y se desarrolló en la Torre Trump de Nueva York.

Aunque en un principio se informó que en la reunión iba a participar también el vicepresidente electo, Mike Pence, no se ha podido confirmar ese dato y, de hecho, Pence llegó a la Torre Trump varios minutos antes de que terminara la entrevista.

Portavoces del equipo de transición anunciaron a primera hora de hoy que posiblemente se daría información sobre la reunión cuando terminara, pero insistieron en la reunión sería "muy informal" y no anticiparon grandes resultados.

"Creo que una conversación más a fondo sobre temas políticos y relaciones entre Japón y Estados Unidos tendrá que esperar hasta después de la inauguración (del mandato de Trump)", afirmó la portavoz del equipo de transición Kellyanne Conway.

El primer ministro de Japón hizo una parada en Nueva York camino de Lima, donde participará en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-pacífico (APEC), en la que estará, entre otros, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Durante la campaña electoral, Trump ha sido muy crítico con una serie de tratados comerciales de Estados Unidos, como el que vincula a los países de Norteamérica o el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP).

También ha señalado a Japón como uno de los países que deberían pagar más a Estados Unidos por la asistencia miliar que reciben de su parte, algo que ha despertado preocupación en Tokio y en otras capitales afectadas.