19 de enero
Jueves
Mayormente despejado
25°
37°
Viernes
Parcialmente nublado
24°
35°
Sábado
Parcialmente nublado
24°
36°
Domingo
Parcialmente nublado
24°
36°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
miércoles 28 de diciembre de 2016, 01:00

A un año de escándalo del TSJE, asesora viajera y su familia chicanean proceso

La defensa de las funcionarias fantasmas del TSJE planteó un recurso para suspender la audiencia en la que un juez decidirá si irán o no a juicio. Paralelamente, demandaron para ser repuestas en sus cargos.

A un año del escándalo de funcionarios fantasmas del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) revelado por una investigación de ÚH, Clara Haydée Silveira, la asesora viajera de la institución, y sus parientes procesados por cobro indebido de honorarios continúan eludiendo la audiencia en la que un juez definirá si ellos irán o no a un juicio oral.

Esta audiencia preliminar, no obstante, no es el principal foco actualmente de la defensa de Silveira y su familia. En las últimas semanas, los abogados de Silveira y su esposo, Manuel Radice (también procesado), intentaron en reiteradas ocasiones que la familia pueda viajar al exterior durante las vacaciones de verano.

Dos semanas atrás, el juez Miguel Tadeo Fernández rechazó el levantamiento de las medidas cautelares de Radice y Clara Silveira. Sin embargo, la defensa de ambos hace unos días apeló la resolución.

El pasado 30 de noviembre debía realizarse la audiencia preliminar, pero esto fue suspendido por un recurso de reposición con apelación en subsidio. El juez Hugo Sosa Pasmor rechazó el pedido y ahora la apelación debe ser resuelta en segunda instancia.

El abogado Édgar González Stanley, quien defiende a Clara, su hermana Gloria Silveira y Radice, argumentó que no se puede dictar ninguna resolución porque existe un proceso pendiente en el Tribunal de Cuentas. En este ámbito, las hermanas Silveira y su madre, Ana Arza, pretenden anular su destitución y volver a sus cargos en la Justicia Electoral.

ACUSACIÓN. El proceso a las funcionarias fantasmas del TSJE se inició en diciembre del año pasado. La acusación de la Fiscalía, que constituye la conclusión final de toda la investigación, señala que Clara Silveira fue nombrada asesora del TSJE en enero del 2013 y debía cumplir un horario de 07.00 a 13.00 de lunes a viernes. Sin embargo, la mujer faltó 89 días a su trabajo entre 2013 y 2015, pero de todas formas cobró su salario como si fuera que cumplió los horarios.

"La misma al momento de la jornada laboral en algunos días (...) acudía al Club Centenario, en su carácter de esposa del socio Manuel Radice Zárate. Asimismo, en días laborales (del 3 al 19 de setiembre de 2013) viajó al exterior consignando su supuesta asistencia en la planilla de registro como si hubiera estado presente", relata el escrito del Ministerio Público.

Para las fiscalas Nadine Portillo y Yolanda Portillo, también cobraron indebidamente salarios durante 2014 y 2015 Gloria Silveira y Ana Arza. Sobre la primera, la acusación señala que cursaba su último año de colegio en sus supuestos horarios laborales, mientras que no hay registros de que su madre haya prestado algún servicio al TSJE.

Con respecto a Radice, la Fiscalía sostiene que "colaboró" y asistió a su esposa para que ella pueda cobrar honorarios sin acudir a trabajar. Radice es un amigo cercano del miembro del Tribunal de Justicia Electoral Alberto Ramírez Zambonini. Otra acusada es la escribana Zully Ferreira, quien cobró honorarios del TSJE a pesar de una incompatibilidad, según los fiscales. También fueron acusados por diversos delitos los funcionarios Modesto Núñez, Víctor Báez, María Isabel Quintana Ríos.

SE SALVÓ. El mismo Ramírez Zambonini estuvo procesado en esta causa, como la persona que sostenía el esquema de funcionarios fantasmas dentro de la institución.

Sin embargo, las fiscalas decidieron pedir su sobreseimiento al no encontrar elementos suficientes para probar que permitió que las familiares de su amigo íntimo, Radice, cobren salarios sin trabajar. Las investigadoras contaban con la declaración de la escribana Ferreira, que incriminaba a Ramírez, pero luego la mujer se negó a respaldar su declaración inicial.