9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
27°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
domingo 10 de julio de 2016, 01:00

“A la música paraguaya le falta una política de difusión”

El profesor Serafín Francia Campos lleva décadas divulgando las creaciones locales en sus programas de radio, y afirma que la polca y la guarania seguirán, a pesar de los nuevos ritmos o fusiones de diversos estilos.

Por Adrián Cáceres

adrian-caceres@uhora.com.py

Es locutor desde hace 62 años y su programa Paisaje folclórico lleva 42 años de emisión ininterrumpida. Además, es un estudioso de la cultura popular, amplio conocedor de la música paraguaya, y fue profesor en la Escuela Municipal de Locución Radial y Televisiva durante 12 años.

Estamos hablando de Serafín Francia Campos (80), quien nos recibió en su domicilio para hablar del presente y futuro de la música local, además de permitirnos ingresar a una parte de su biblioteca (a la que ni sus familiares ingresan, según comentó), para contemplar algunos de los más de 3.000 libros que contiene.

Citando a grandes autores que adornan sus paredes, como Agustín Pío Barrios, el violinista Julio Escobeiro, Julián Rejala, Juan Carlos Moreno González, Herminio Giménez, Carlos Miguel Jiménez, Agustín Barboza, Maneco Galeano, entre otros, muchos con los que compartió amistad, el profesor asegura que la divulgación permite que los artistas paraguayos triunfen.

"Todos estos son grandes porque sus canciones se difunden. Por ejemplo, la canción Recuerdos de Ypacaraí, de Demetrio Ortiz, la cantan todos, en todo el mundo", resalta Francia Campos.

Agrega que a la música paraguaya le hace falta un profundo revisionismo, "acompañado de una política de difusión inteligente".

Detalles. Serafín dice que la política de difusión inteligente consiste en no exigir nada. "No quieras por decreto imponer la difusión de la música paraguaya. Sí persuadir. Por ejemplo, establecer que a las emisoras que ejecuten en su programación 20% de música paraguaya les será exonerado el servicio de teléfono; y a los que además de 20% lleguen al 40%, les será exonerado el consumo de teléfono y de energía eléctrica", explica.

Comenta que también se debe poner en vigencia un decreto de los años 40, "que exige que antes y después de la difusión de una canción se anuncie el género, el nombre del autor y los intérpretes".

"Uno escucha una música y no sabe de quién es, cómo se llama. Entonces, cómo hacer para volver a escucharla, cómo pedirla. Esto incide negativamente en nuestra música", asevera Francia Campos.

Añade que la mayor parte de la difusión actual es mediocre. "En esto tienen que ver los medios de comunicación, porque contratan al personal más barato, y el personal barato es alguien que no sabe, no tiene conocimiento, no está preparado", apunta Campos.

Permanecerán. Por otro lado, el experimentado locutor asegura que la polca y la guarania seguirán existiendo, "porque están enraizadas en el pueblo paraguayo". "Las expresiones musicales que están enraizadas en el alma de un pueblo siguen brotando, y siguen erguidas por la fortaleza que les da su raíz", explica.

Serafín señala que estos géneros van a pervivir, tal vez "con sus defectos, pero con el tremendo encanto que tienen".

Recordó que él se crió en Encarnación y a pesar de ser productor de una ciudad que está acosada por el ritmo foráneo, envuelta por los medios de comunicación de la Argentina, es un apasionado del folclore paraguayo.

"Yo me formo leyendo, estudiando, escuchando. Además, fui distinguido por el afecto de la gente (vinculada a las canciones clásicas del Paraguay), estuve presente en los grandes recitales, siendo testigo del desarrollo y el crecimiento del folclore paraguayo", indica Francia Campos.

El profesor también opina de los grupos actuales que fusionan la música paraguaya con otros ritmos, y admitió que aumentó la diversidad de propuestas musicales. "Los que están en el reggae o el rock necesitan entrar en la sensibilidad popular (y por eso acuden a la música tradicional)", finaliza el profesor.