3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
28°
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 30 de octubre de 2016, 00:48

7-2. Poder de Santana y Kipnis fue la "maldición" que afectó a Cachorros

Chicago (EEUU), 29 oct (EFE).- La versatilidad, poder ofensivo y dominio de pitcheo volvieron a ser la combinación perfecta que permitió a los Indios de Cleveland ganar por paliza de 7-2 a los Cachorros de Chicago en el cuarto partido de la Serie Mundial que dominan 3-1 al mejor de siete juegos.

La hora de acabar con la simpleza de la llamada "maldición de la cabra", cuando los Cachorros pierden un partido importante, llegó después de ver la lección de béisbol que le dieron los Indios, plena de buen juego, estrategia y jugadores que respondieron todos en el momento que el equipo lo necesitó.

Todo lo contrario de lo que sucedió con los Cachorros, que no encontraron la manera de superar el trabajo de tres jugadores claves con los Indios como fueron el primera base dominicano Carlos Santana que pegó jonrón solitario, el segunda Jason Kipnis, que también botó la pelota fuera del parque con dos corredores en circulación y el abridor Corey Kluber, que estuvo intratable.

Con el triunfo los Indios controlan el Clásico de Otoño y quedan a sólo una victoria para acreditarse el título de campeones.

El triunfo permite a los Indios acercarse al primer campeonato de Serie Mundial desde el que consiguieron en 1948.

Los Indios tuvieron que derrotar en la Serie de División a los Azulejos de Toronto (3-0) y después a los Medias Rojas de Boston en la Serie de Campeonato para conseguir el banderín de la Liga Americana.

Kipnis (1) castigó en la séptima entrada con batazo de cuatro esquinas por todo lo alto del jardín derecho contra el equipo de su ciudad natal.

El segunda base lo hizo llevando a dos corredores por delante, los jardineros Coco Crisp y Jarai Davis, contra la serpentina del relevo Travis Wood.

Mientras que Santana (1) fue el encargado de encender los bates enemigos al pegar batazo de cuatro esquinas en el segundo episodio cuando el abridor de los Cachorros, el abridor John Lackey, no había sacado ni un "out" de la entrada.

El dominicano cazó los envíos de Lackey y le respondió con toletazo que viajó por todo lo alto del jardín derecho haciendo volar la pelota 383 pies.

Santana, que logró su primer jonrón en la Serie Mundial, hizo cuatro apariciones en la caja de bateo y pegó tres veces, incluido su vuelacercas, remolcó una carrera y anotó una.

"Todos dentro del equipo tienen confianza de lo que podemos hacer en cada partido y cada uno realizó el trabajo que le correspondía", declaró Santana. "Estamos a un triunfo y eso es lo importante, conseguirlo, el resto no cuenta".

El parador en corto puertorriqueño Francisco Lindor tuvo cuatro oportunidades con el bate y pegó dos veces para mantener encendido su poder ofensivo.

En el tercer episodio Lindor conectó sencillo a lo profundo entre los jardines derecho y central y mandó a Kipnis a la registradora con la carrera que dio a los Indios el parcial de 3-1, que sería el inicio del camino hacia la gran victoria de los Indios.

Desde el montículo Kluber (2-0) lanzó seis episodios y se acreditó la victoria al permitir cinco imparables, una carrera, dio una base y ponchó a seis bateadores rivales.

Kluber se convirtió en el primer abridor en ganar el Primero y Cuarto Partidos de la Serie Mundial desde que lo hizo el dominicano José Rijo con los Rojos de Cincinnati en 1990.

Por los Cachorros el primer base Anthony Rizzo dio movilidad a la pizarra al remolcar con sencillo en el primer episodio la primera carrera del juego, pero su esfuerzo resultó inútil para evitar la derrota.

Lo que parecía que era el resurgir de los Cachorros con la acción de Rizzo eso fue todo lo que concedió un Kluber dominante en todo momento.

El guardabosques Dexter Fowler (1) cerró la cuenta de los Cachorros en el octavo episodio con batazo de cuatro esquinas sin gente en el camino contra el relevista Andrew Miller que acabó su racha de 16 entradas de relevo en fase final sin anotación.

El cuadrangular de Fowler es el primero que conecta un jugador de los Cachorros en Chicago en partido de Serie Mundial desde el que pegó Phil Cavaretta en el primer partido de la serie de 1945 ante los Tigres de Detroit.

La derrota la cargó Lackey (0-1) en cinco episodios al permitir castigo de cuatro imparables, un jonrón y tres carreras, dio una base y ponchó a cinco enemigos.

El equipo de Chicago queda a sólo una derrota de ser eliminado y en caso de perder su espera de 108 años para conseguir la Serie Mundial seguirá ampliándose a pesar de haber conseguido 103 triunfos en temporada regular.

Los Indios darán al abridor Trevor Bauer la bola para que inicie el quinto juego, que se llevará a cabo el domingo nuevamente en el "Wrigley Field", donde ya los aficionados se han dado cuenta que para ganar partidos hay que jugar bien y los Cachorros no lo han hecho en los últimos dos de la Serie Mundial.

Los Cachorros tratarán de rescatar el segundo triunfo que les daría vida y también la esperanza de seguir luchando en su vuelta a Cleveland, pero antes deben demostrar con el zurdo Josh Lester en el montículo que son mejores que los Indios, algo que hasta el momento no han logrado.