3 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 20 de septiembre de 2016, 20:49

7-0. Rusia espera en cuartos de final a España o Kazajistán

Medellín (Colombia), 20 sep (EFE).- La selección rusa de fútbol sala aplastó hoy por 7-0 a la de Vietnam y se clasificó a los cuartos de final del Mundial de Fútbol sala, fase en la que espera al ganador de la serie entre España y Kazajistán, que se dirimirá este miércoles.

Tras cumplir una fase de grupos perfecta, el equipo del técnico Sergey Skorovich se catapultó hoy como favorita con su presentación impecable en el Coliseo Iván de Bedut de Medellín, una de las sedes del evento.

Un 4-0 en el primer tiempo dio cuenta de la superioridad del quinteto ruso, que encontró en Sergei Abramovich potencia y eficacia suficiente para resolver un juego ante un rival limitado que optó por defender, presionar y correr.

Más allá de la posesión y de los abundantes remates a puerta, la selección subcampeona de Europa supo asumir su rol protagónico de entrada con las opciones de Robinho y Eder Lima, mientras que los vietnamitas se esmeraban en aguantar a partir de su portero Dinh Thuan Ngo, que no tuvo fortuna.

Así fue como Iván Chishkala abrió el marcador para darle paso a la exhibición de Abramovich con dos anotaciones, una de ellas en un error de Xuan Du Vu, y con la influencia de Sergey Abramov, otro de los destacados en el conjunto ruso.

Un tiempo muerto le dio a los asiáticos, que avanzaron como uno de los mejores terceros, una guía para sortear la apisonadora en que se convertían los rusos. A partir de ahí sufrió un poco menos el equipo del entrenador español Bruno García, que se soltó y presionó más arriba.

Incluso esa reacción le alcanzó para tener un acercamiento con Thai Huy Tran y quemarle las manos al arquero Gustavo con un disparo de Duc Hoa Pham. Pero el gol Abramov, en un remate que se veía fácil para el portero, liquidó las ilusiones de Vietnam.

A partir de esa anotación el control del juego fue todo de Rusia, pese a que el público alentó al que veía más frágil en la cancha y que solo creó peligro cuando se robó algunos balones Ngo Son y en el balazo que Gustavo le atajó a Hoa Pham.

Los goles de Niiaz y Romulo le presentaron un escenario aún más favorable a los rusos, que se dieron el lujo de dejar en el banquillo a Abramovich quizá pensando en el compromiso de los cuartos de final.

El entrenador Skorovich también optó por dar descanso al guardameta Gustavo e ingresó a Zamtaradze, un espectador más pues el subcampeón europeo cerró el juego en campo vietnamita luego de conseguir el 7-0 definitivo con Ivan Milovanov.