3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
28°
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 9 de agosto de 2016, 17:53

65-66. Brasil revive y deja a España muy tocada

Río de Janeiro, 9 ago (EFE).- Brasil ha revivido en un entregado Carioca Arena 1 con una victoria en baloncesto ante España (65-66) que deja muy tocados a los de Sergio Scariolo, enterrados por los continuos fallos en tiros libres y por un palmeo de Marquinhos a 5.5 del final del partido.

Segunda derrota de una ÑBA que se aboca a un torneo incierto y con serio peligro no ya de no pelear por las medallas, sino de ni siquiera estar en la segunda fase del torneo olímpico. Algo impensable para todo el mundo hace solo tres días, cuando Pau Gasol y compañía eran la única esperanza real de dar guerra al Team USA.

No está para eso, ni de lejos, una selección española desconocida, reventada por la presión y sin más argumentos que el nuevo pívot de los San Antonio Spurs, que tampoco ha tenido su día.

Quizás el resultado final entre un Brasil lleno de energía y determinación y una España bloqueada se explica en el horrendo 5-12 de la estrella española, peor incluso que el 22-33 de su equipo.

No obstante, no ha sido por Gasol por quien ha perdido España, sino por sus problemas para encontrarle aliados durante el encuentro y por la concesión de canastas que no debe en momentos importantes del partido. Ante Croacia, la primera derrota, sí estuvo Nikola Mirotic y hoy ha tenido algún destello Sergio Llull, quien también ha fallado un tiro libre decisivo con 65-63 en el marcador. Y después de fallar otro tiro libre Nené, a Gasol se le fueron dos más a 23.7 del final. Lo que dejó a España a merced de una acción brillante al final, que llegó con el palmeo de Marquinhos.

Aún tuvo una opción más España, pero defendió bien Brasil, Llull estuvo espeso y el balón que le cayó en las manos a Rudy Fernández ya era muy difícil de levantar a tiempo.

Dos canastas de Gasol y Rudy abrieron el marcador, pero Brasil salió mejor al partido y con un parcial de 0-7 liderado por Marquinhos mostró lo que iba a venir. Es decir, una verdeamarela más intensa metida y dispuesta a recuperarse de la derrota del debut, apoyado también por el apoyo del público, y una Roja sin confianza, fallando tiros y concediendo rebotes bajo su aro.

En esa dinámica, y con Gasol y Mirotic más apagados que ante Croacia, Brasil mandó en el electrónico en el primer cuarto. Un primer parcial dominado por el ahora base de los Lakers Marcelinho Huertas y en el los locales, aunque oficialmente visitantes, llegaron a contar con 8 puntos de ventaja a 1:30 del final del final.

Un triple del Chacho Rodríguez, posibilitado por un rebote ofensivo de Claver, minimizó daños para España de cara al segundo cuarto (13-18). Mejoraron los de Scariolo con la segunda mitad en cancha y Gasol o Mirotic de quinto acompañante.

Un 2+1 de Navarro animó aún más a la ÑBA en el arranque del segundo cuarto, pero Alex García encadenó seis puntos que devolvieron una buena ventaja a Brasil (19-24) antes de la primera reacción seria, a base de defensa y tiros libres, con un 12-3 que le puso 4 arriba (31-27) después de ponerse de nuevo por delante en el 25-24 que había puesto Nikolic desde el tiro libre.

Un impresionante triple de Giovannoni revivió a Brasil y Marcelinho cerró un 0-7 que volvía a poner por delante a los de verde, 31-34, de la cara a la segunda mitad.

No variaron las cosas al comienzo del tercer acto. Brasil, lleno de energía, endosó un 2-8 a una España con pocos más argumentos que Gasol, a quien sus compañeros buscaban desesperadamente.

Ese tramo de fiesta brasileña se cerró con un contraataque de Leandrinho Barbosa que puso el 33-42 a 6:51 del final del cuarto. Un tiempo muerto de Scariolo sirvió para frenar el vendaval y recuperar a los suyos, que encadenaron un 6-0 gracias al Chacho Rodríguez. Magnano emuló a su colega de banquillo y también paró el partido.

Un 2+1 de Felicio le dio un respiro a su equipo ante una España parecía que decidida a remontar cuando empató el partido a dos minutos del 30. Pero dos jugadas de tres puntos, de Alex García y Giovannoni, relanzaron a Brasil, que todavía encontró otra canasta de Lima, con Navarro bajo los aros, para llegar 8 puntos arriba al tramo decisivo (45-53).

Un dos más uno de Lima dificultó aún más el partido para España. Si bien los de Scariolo jugaron mejor el cuarto ante una Brasil casi incapaz de anotar y parecía que la ÑBA se llevaba ya el partido cuando un triple de Llull culminó la remontada a dos minutos del final (64-63) pero que chafaron finalmente los tres tiros errados entre los dos mejores anotadores hoy de España, Gasol (13 y 10 rebotes) y Llull (11).

Por los brasileños, 11 puntos y 7 asistencias de Huertas, 10 puntos de Marquinhos, todos muy valiosos, y 9 y 10 rebotes de Lima, el más valorado del partido (16) junto a Huertas.

Hoy sí jugaron Calderón y Abrines, que no lo hicieron ante Croacia, pero su presencia fue casi testimonial, uno y dos minutos respectivamente. No lo hizo Willy Hernangómez.

- Ficha técnica:

65 - España (13+18+14+20): Ricky Rubio (3), Llull (11), Rudy Fernández (8), Mirotic (6) y Pau Gasol (13) -cinco inicial-: Sergio Rodríguez (10), Navarro (5), Claver (4), Reyes (5), Calderón y Abrines.

Entrenador: Sergio Scariolo.

66 - Brasil (18+16+1913+) Brasil: Marcelinho Huertas (11), Leandrinho Barbosa (4), Marcus Vinicius 'Marquinhos' (10), Nené Hilario (6) y Augusto Lima (9) -cinco inicial-; Raulzinho Neto (3), Vitor Benite (4), Alex García (9), Guilherme Giovannoni (3), Rafael Hettsheimeir y Cristiano Felicio (7).

Entrenador: Rubén Magnano.

Parciales: 13-18, 31-34 (descanso); 45-53 y 65-66 (final).

Árbitros: Ilija Belosevic (Serbia), Roberto Vázquez (Puerto Rico) y Damir Javor (Eslovenia). Eliminado por cinco faltas Ricky Rubio al inicio del último cuarto.

Incidencias: Partido de la segunda jornada del Grupo B de la primera fase de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, disputado en un Carioca Arena. Cerca del lleno.

Ramón Orosa