7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 13 de noviembre de 2016, 22:39

25 muertos en una batida del Ejército en una zona conflictiva del oeste de Birmania

Bangkok, 14 nov (EFE).- Al menos 25 personas murieron en el oeste de Birmania (Myanmar) en batidas del Ejército en aldeas de la minoría musulmana rohingya, que siguen al asalto armado de hace un mes contra puestos de la policía fronteriza, informó hoy la prensa estatal.

Los incidentes ocurrieron cerca de la localidad de Maungdaw, en el norte del estado Rakhine, en la frontera con Bangladesh, zona donde vive el grueso de este colectivo perseguido y que está cercada por el Ejército desde los ataques del 9 de octubre.

Según el diario Global New Light of Myanmar seis muertos ocurrieron el sábado cuando los militares abrieron fuego en respuesta a un ataque de hombres armados con machetes en la aldea de Gwason.

Otros 19 asaltantes murieron el domingo en otra emboscada en la aldea de Dargyizartaung de un grupo de veinte hombres armados con palos y cuchillos, según el mismo periódico.

Las autoridades acusan a estos grupos de quemar decenas de casas en aldeas rohingya para "provocar confusión y tensión entre las fuerzas del gobierno y la población", añadió el rotativo.

Activistas y grupos de defensa de los derechos humanos, en cambio, acusan al Ejército de cometer ejecuciones, violaciones y saqueos contra la población rohingya.

El domingo Human Rights Watch denunció con imágenes de satélite que al menos 430 casas fueron destruidas por la violencia sectaria contra esta minoría entre el 22 de octubre y el 10 de noviembre.

HRW pidió una investigación de los hechos asistida por la ONU al gobierno birmano, liderado de facto por al nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, que ha sido acusada por no interceder en favor de este colectivo.

Las autoridades birmanos han rechazado las denuncias de abusos contra la minoría rohingya en esta zona del país, donde el Ejército impide el acceso a organizaciones de ayuda humanitaria, observadores y prensa independiente.

Más de un millón de rohingya viven en Rakhine, una minoría que reside en Birmania desde hace siglos, pero cuyos miembros no son reconocidos como ciudadanos birmanos sino como inmigrantes bengalíes.

Unos 120.000 de ellos viven confinados en 67 campos en ese estado y sufren todo tipo de restricciones desde el brote de violencia sectaria en 2012 que causó al menos 160 muertos.