3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
jueves 24 de noviembre de 2016, 01:00

25 guitarristas se lucieronde la mano de Berta Rojas

Por Sergio Noe

El ensamble Pu Rory, la orquesta de guitarras elegida por concurso y dirigida por Berta Rojas, brindó un magnífico concierto a sala llena en el Teatro Municipal, en la noche del martes último.

Es así que 25 jóvenes, tanto hombres y mujeres procedentes de distintos puntos del país, compartieron escenario bajo la batuta de la tres veces nominada al Grammy Latino, con un repertorio variado.

La cita se abrió con la suite Carmen, de Bizet, donde los guitarristas ejecutaron con calidad las partes Aragonaise, Habanera, Seguidilla, Les Toreadors, Entr’acte y Gypsy Dance.

Seguidamente sonó Pulsar, de Vincent Lindsey-Clark, muy apreciado por la platea. Tras estas piezas, Berta Rojas se presentó y agradeció la presencia de la audiencia. Destacó que se sintió “honrada” de compartir un momento “hermoso” de la vida de los noveles guitarristas y aseguró también que fue un momento muy grato de su existencia.

Tras la interpretación conjunta del Paisaje cubano con lluvia, de Leo Brouwer, el ensamble estrenó mundialmente Pu asy, obra de Martín Ortega, guitarrista de 20 años e integrante de Pu Rory. La pieza escondía –entre sus pulsaciones– fragmentos del ritmo del seis por ocho.

Para sorpresa de los presentes, también sonó Viva la vida, de la banda de rock Coldplay, en arreglos de Alan Hirsh, seguido de un aplauso caluroso que dio conclusión a la primera parte del show.

Tras la pausa, el ensamble volvió para deleitar con la primera audición en Paraguay de la obra de Steve Reich Electric Counterpoint, que contó con la excelente interpretación solista de Brian Cantero, miembro del ensamble.

Un clásico del repertorio paraguayo, El canto de mi selva, de Herminio Giménez, también estuvo presente en la gala en versión de Javier Aquino, con los infaltables gorjeos de las aves bien imitados en las cuerdas de la guitarra.

Asunción 2002, de Pinchi Cardozo Ocampo, fue otro estreno que cautivó a la audiencia al igual que Eleanor Rigby, de Lennon y McCartney. La cita cerraba con el desafiante Libertango, de Piazzolla, pero ante la intensa lluvia de elogios, el elenco retornó y se despidió con Pu asy.

El aplauso del público fue la constante del encuentro cargado de estrenos, clásicos y modernos, donde el talento juvenil relució su mejor gala. Los instrumentistas, quienes participaron durante diez sesiones a lo largo del año, mostraron en el concierto su trabajo y esfuerzo conjunto, que contó con la colaboración de un equipo humano liderado por Berta Rojas.