19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
14°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Parcialmente nublado
10°
22°
Martes
Despejado
17°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
viernes 16 de junio de 2017, 01:00

15 de los 18 detenidos por megacarga de marihuana fueron liberados anoche

La fiscala antidrogas Elba Cáceres ordenó la liberación de 15 de los 18 detenidos con el cargamento de marihuana –que finalmente es de 13.330 kg–, que iba en una barcaza parte de un convoy que se incautó en zona de Hohenau, Departamento de Itapúa.

La liberación de los mismos se dio sorpresivamente cerca de la medianoche, ya que en horas de la mañana se comunicaba desde el Ministerio Público la inminente imputación de todos ellos por los delitos de tenencia, comercialización y tráfico de drogas, y asociación criminal, además del pedido de prisión preventiva para los encausados.

Los beneficiados con la liberación son José María Manzi, práctico; Christian Ramírez, jefe de máquinas; Roque Lino Cáceres, maquinista; Elio David Martino, engrasador; Pedro González Torres, engrasador; y Arnaldo Andrés Candia, marinero. Además, de Carlos Samudio Fleitas, marinero; Carlos Sosa, marinero; Diego Insfrán Rolón, marinero, y Benigno Martínez, cocinero. También están detenidos y procesados; Marcos Alan Prado, Gustavo Zárate, Silvio Franco, Raúl Duarte y Emmanuel Chávez, menciona la notificación fiscal.

En el documento de liberación no consta los nombres de Alcides Lugo, capitán de la tripulación, Pedro Antonio Bernal, marinero, y Osmar David Ramírez, marinero, quienes siguen detenidos en la sede de la Senad.

conferencia. Durante una conferencia de prensa, ayer los agentes de Senad y de Fiscalía dieron detalles sobre la investigación que detectó el envío de la droga.

Los primeros indicios investigativos datan de abril, donde las actuaciones ilícitas fueron objeto de seguimientos, producto de la articulación operativa de la Senad, la Prefectura Naval y la Fiscalía. La información de la que disponían las autoridades, residía en la existencia de una estructura de tráfico fluvial de drogas, que operaba en el sur del país y que a su vez encontraba mercado en el territorio argentino.