6 de diciembre
Martes
Tormentas
22°
28°
Miércoles
Poco nublado con tormentas
24°
31°
Jueves
Tormentas
22°
28°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 16 de agosto de 2016, 07:46

100.000 niños en Alepo pueden ser víctimas de la estrategia "rendirse o morir"

Ginebra, 16 ago (EFE).- Unos 100.000 niños se encuentran en el este de Alepo -la ciudad siria que las fuerzas gubernamentales apoyadas por la aviación militar rusa intenta arrebatar a grupos rebeldes- y pueden convertirse en víctimas de la estrategia utilizada en el pasado por el gobierno de "rendirse o morir".

Así lo denunció hoy la Comisión de la ONU que investiga los crímenes perpetrados en más de cinco años de guerra en Siria y que considera que los ataques contra barrios tomados por los rebeldes "parecen ser el preludio de un cerco (armado), ideado para capturar la ciudad mediante una estrategia bien documentada que implica rendirse o morir".

La comisión expresó su alarma no sólo por los niños, sino por todos los civiles atrapados en Alepo y sujetos a bombardeos diarios de las fuerzas del régimen sirio y de Rusia.

Denunció que sólo este año 25 hospitales han sido destruidos por bombardeos aéreos en Siria, que además han matado a pacientes y personal médico.

"Aquellos que están dentro de los barrios controlados por los rebeldes describen horrores, bajo la constante amenaza de morir por un bombardeo. La comida, agua y productos para bebes y niños están limitados y prácticamente no existe ninguna atención médica", señaló la comisión que integran cuatro eminentes juristas de distintos países.

Este grupo ha desarrollado en sus casi cinco años de investigaciones distintos medios para obtener testimonios directos e independientes sobre lo que ocurre en Siria, incluso en zonas sitiadas.

La comisión también acusó a una coalición de grupos rebeldes islamistas -Ahrar al Sham y Yaish al Islam- y al yihadista Frente de la Conquista del Levante", antiguo Frente al Nusra de lanzar ataques indiscriminados contra zonas residenciales en la parte de la ciudad controlada por el gobierno.

"La guerra tiene reglas y urgimos a las partes combatientes que actúen de acuerdo a las normas internacionales", reclamó, tras subrayar la urgencia de que se reanuden las negociaciones políticas para poner alto a la guerra en el devastado país.