3 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 7 de julio de 2016, 23:39

10 muertos y 19 heridos en combates entre el Ejército filipino y Abu Sayyaf

Manila, 8 jul (EFE).- Al menos diez personas murieron y otras 19 resultaron heridas en enfrentamientos entre las Fuerzas Armadas de Filipinas e islamistas de Abu Sayyaf en la provincia de Sulu, en el extremo sur de Filipinas, informan hoy fuentes oficiales.

Los combates comenzaron ayer sobre las 15.00 hora local (07.00 GMT) cuando los soldados del Batallón de Infantería 45 localizaron a un grupo de unos 130 miembros de Abu Sayyaf en la localidad de Patikul, en Sulu.

"De momento podemos confirmar un soldado muerto y 6 heridos", dijo a Efe Filemón Tan, portavoz del Comando para Mindanao Occidental, la región donde ha tenido lugar la operación.

La fuente indicó asimismo que informes de inteligencia apuntan a que nueve rebeles fallecieron y otros 13 resultaron heridos.

"Las operaciones contra Abu Sayyaf continúan, por lo que el número de víctimas puede aumentar", explicó Tan.

Por otra parte, combates entre unos 200 rebeldes de Abu Sayyaf y el Ejército filipino tuvieron lugar el pasado miércoles en la isla meridional de Basilan, aunque los militares no informaron de víctimas mortales ni heridos.

En los últimos meses, Abu Sayyaf ha decapitado a dos ciudadanos canadienses, Robert Hall y John Ridsdel, al no recibir un rescate antes de la fecha exigida, y amenaza con ejecutar al noruego Kjartan Sekkingstad si no se les hace entrega de 300 millones de pesos (5,7 millones de euros o 6,3 millones de dólares).

Por ello, el Ejército de Filipinas ha intensificado sus operaciones en el sur del país para tratar de acabar con el grupo.

Abu Sayyaf fue creado en 1991 por un puñado de excombatientes de la guerra de Afganistán contra la Unión Soviética y se le atribuyen algunos de los atentados más sangrientos de los últimos años en Filipinas.

El grupo, que ha asegurado en varias ocasiones estar conectados con el Estado Islámico (EI), recurre a los secuestros para financiarse y en la actualidad retiene, además de al ciudadano noruego, a un japonés, un holandés y 7 pescadores indonesios.